La calidad inteligente es clave en la industria conectada

Algunos procesos productivos como la soldadura y la estampación pueden ser muy inestables y llegar a tener altos niveles de retrabajo o incluso de rechazo (scrap), por lo que reducir estos índices puede incrementar sustancialmente la productividad y reducir los costes.

Artificial Intelligence applied to quality control

Para conseguir dicha mejora, Tecnomatrix, a través de Kapture.io, su Intelligent Quality System (IQS), propone aplicar sistemas de control y digitalización en tiempo real, algoritmos de inteligencia artificial para conseguir sistemas preventivos, y la integración de la tecnología Blockchain con la finalidad de garantizar la inviolabilidad de los datos. Este conjunto de soluciones tecnológicas facilita, el despliegue de la Calidad 4.0 o Calidad Inteligente y el trabajo hacia la producción “zero defectos”.

Con este objetivo en mente, Kapture.io facilita herramientas de visualización de datos y de toma de decisiones en tiempo real, gracias a la digitalización e integración de todos los datos de procesos de control de calidad, independientemente de si la fuente es manual o procedente de máquinas, así como datos de auditorías, de test de laboratorio o de controles visuales en final de línea.

A demás de revisar los datos en tiempo real, para conseguir la producción “zero defectos” y anticiparnos a los potenciales costes, es necesario aplicar algoritmos de machine learning, por ejemplo, para clusterizar los datos obtenidos o bien aplicar recetas predefinidas basadas en técnicas de inteligencia artificial para corregir el sistema productivo. De este modo, conseguimos dar valor a los datos tomados y crear sistemas predictivos autocorregidos que nos alerten de posibles incidencias.

Smart Quality Dashboard

Las mejoras en la calidad, y sobre todo su evolución hacia la calidad inteligente, pasan por la trazabilidad y validez del dato. Mediante la aplicación de la tecnología Blockchain, Kapture.io permite asegurar su calidad en procesos clave como los muros de calidad, además de integrar los Smart Contracts para validar los acuerdos entre proveedor y cliente.

En definitiva, el presente y el futuro de la calidad inteligente o calidad 4.0 pasa por la digitalización de procesos de control, la integración de todos los datos, la aplicación de la inteligencia artificial en los sistemas de gestión de calidad y la aplicación de la tecnología Blockchain para conseguir la producción “zero-defectos”